10+1 psicópatas cinematográficos

7bf2e-hanniballecterLos psicópatas son sin duda una de las tipologías de personajes que más nos fascinan. Por un lado son seres humanos, pero por el otro se comportan casi como monstruos, son un término medio entre ambos mundos que los hace especialmente aterradores pero al mismo tiempo atrayentes.

El cine ha explotado esta faceta quizá llegando al exceso, hasta el punto de que el psicópata se ha convertido en un cliché en los films de terror, el recurso para cuando quieres justificar por qué el antagonista es peligroso y se dedica a matar gente como un salvaje. Aún así, este medio nos ha dejado a una galería de psicópatas memorable de los cuales vamos a listar los 10+1 más memorables junto al primer film en que aparecieron.

  johndoeseven

10) John Doe – Seven (1995)

Por un momento he dudado sobre si incluir en nuestro entrañable ranking al psicópata de Seven, ya que aparece muy pocos minutos en pantalla, pero creo que lo merece.

De entrada, su breve aparición le valió a un gran actor como Kevin Spacey la atención del público. Es de esos casos en que a uno se le queda el personaje en la retina aunque sólo salga unos minutos. Y por otro lado, el tipo de asesinatos que comete basándose en los siete pecados capitales y su ausencia de la pantalla durante casi todo el film le convierten en una especie de terrorífico vengador religioso. Y pocas cosas hay que den más miedo que un fanático religioso demente.

michaelmyers

9) Michael Myers – Halloween (1978)

Con una de las presentaciones de un personaje psicótico más inquietantes que recuerdo (me refiero al plano subjetivo inicial que no quiero desvelar), Michael Myers es uno de los grandes iconos del cine de terror que se ha acabado convirtiendo en un rostro  – es un decir – familiar para los cinéfilos.

Uno de los mayores aciertos de Carpenter fue tapar su rostro con una máscara blanca, convirtiéndole en una persona más irreal y por tanto terrorífica, además de facilitar el rodaje de numerosas secuelas sin necesidad de preocuparse de que lo interprete el mismo actor. ¡Eso es ser previsor!

patrick bateman

8) Patrick Bateman – American Psycho (2000)

A diferencia de la mayoría de integrantes de este ranking, Patrick Bateman no sólo no tiene ningún problema con su psicopatía sino que además se lo ha montado especialmente bien. Ejemplo por excelencia de yuppie ambicioso, una vez ha paladeado los placeres que le puede proporcionar su dinero se aburre y decide buscar nuevas formas de diversión cometiendo crímenes sanguinarios mientras mantiene su correcta apariencia

Sus desvaríos criminales podrían entenderse como la faceta oculta de todo agresivo hombre de negocios, que bajo su costoso traje de Armani tiene una faceta instintivamente más primitiva que le llevaría a destripar a todos sus rivales. O simplemente no es más que un yuppie que realmente se aburría mucho y llevó a un extremo algo excesivo eso de probar experiencias nuevas…

antonchigurgh

7) Anton Chigurh – No Es País Para Viejos (2007)

Aún siendo un personaje creado por Cormac McCarthy en la novela de mismo título, Anton Chigurgh encaja perfectamente en la definición que yo haría de un psicópata moldeado por los hermanos Coen.

Chigurgh es un tipo inquietante, de pocas palabras, que uno no sabe de donde ha surgido exactamente y que liquida a sus víctimas con una indiferencia pasmosa. No parece tener ningún tipo de sentimientos y se rige por una especie de fría lógica, que le lleva a decidir si se carga a sus víctimas en función de lo que dicte una moneda que lanza al aire – en la escena final, cuando uno de los personajes se niega a seguirle el juego, Chigurgh se muestra visiblemente irritado.

Javier Bardem conseguiría con toda justicia el Oscar por su interpretación. Si bien no faltará quien aproveche para decir que es la típica actuación de trastornado mental hecha para ganar premios, hay que reconocer que consiguió dotar al personaje de una presencia inquietante y casi fantasmal.

harry powell

6) Harry Powell – La Noche del Cazador (1955)

Cuando uno habla de películas que fueron un sonoro fracaso en su estreno y que luego acabaron siendo consideradas obras maestras, es inevitable citar La Noche del Cazador entre los ejemplos más memorables. Y no es de extrañar, la única obra que dirigió el actor Charles Laughton es una película absolutamente fascinante y absorbente.

Su protagonista es el Reverendo Harry Powell, encarnado por un espectacular Robert Mitchum. Powell no es simplemente un criminal, es la encarnación del mal, el lobo disfrazado de oveja que se infiltra dentro del rebaño para devorar al resto. Sus discursos religiosos (inolvidable el pulso contra sí mismo) y sus arrebatos de furia en que se comporta casi como un animal salvaje acaban de definir a un villano antológico.

hans becket

5) Hans Becket – M, el Vampiro de Düsseldorf (1931)

Sería difícil rastrear al primer personaje psicópata que ha aparecido en una película, pero en todo caso Hans Becket podría ser el primero de relevancia que aparece en la historia del cine.

Como en muchos de los ejemplos aparecidos en este top, el personaje está basado en uno real, Peter Kürten, conocido como el Vampiro de Düsseldorf. Su caso provocó tanta conmoción que Fritz Lang y su guionista Thea von Harbou decidieron hacer una película sobre él.

Lo interpreta Peter Lorre en el que ha acabado siendo el papel más recordado de su carrera. Su peculiar fisonomía sumado a los horrorosos crímenes que comete (en el film mata únicamente a niñas) le convierten en un personaje inolvidable. Para el recuerdo queda la escena final en que intenta defenderse ante los criminales que le han atrapado intentando provocarles compasión por su problema mental.

leatherface

4) Leatherface – La Matanza de Texas (1974)

En el apasionante mundo de los psicópatas de renombre existe un antes y un después desde el caso de Ed Gein. No nos detendremos hoy en detalles sobre la vida y hazañas del bueno de Gein, pero sí que debe mencionarse su nombre como gran inspirador de una de las películas más influyentes del género: La Matanza de Texas.

En dicho film, Tobe Hooper explotó con inusitada crudeza el lado oscuro de la América profunda – que fue precisamente lo que causó tanto impacto del caso Ed Gein en la vida real – creando una familia de psicópatas de entre los cuales destaca Leatherface. Su incapacidad para hablar y su torpeza infantil nos da a a entender cierto retraso mental que lo hace inquietantemente peligroso cuando tiene una sierra eléctrica entre manos.

travis bickle

3) Travis Bickle – Taxi Driver (1976)

Travis Bickle supone una vuelta de tuerca interesantísima a la figura del psicópata por parte del guionista Paul Schrader y Martin Scorsese. En Taxi Driver, Bickle nos es mostrado como el producto de una sociedad decadente, un tipo que acaba desquiciado tras ser expuesto a diario a la decadencia de los barrios en los que trabaja como taxista. El punto de no retorno llega cuando sus intentos por integrarse en la sociedad fracasan al ser rechazado por la atractiva Betsy – dando de paso una valiosa lección a los espectadores solteros e inexpertos: nunca lleves a tu ligue a un cine porno… o al menos no la primera noche.

Si Ed Gein y su equivalente en La Matanza de Texas nos mostraba al psicópata escondido en la América Profunda, Bickle era el ejemplo por excelencia de su equivalente de la gran urbe, mezclado entre el resto de gente que no sospecha de su salud mental (el final es decisivo respecto a esa idea) y con esa fascinación por las armas de fuego que tantos compatriotas americanos comparten con él.

hannibal lecter

2) Hannibal Lecter – El Silencio de los Corderos (1991)

Este es uno de esos casos tan curiosos en que un personaje aparentemente secundario ha acabado acaparando todo el protagonismo de un film. La primera vez que un servidor vio El Silencio de los Corderos se esperaba que el famoso Hannibal Lecter sería el antagonista, pero no fue así. El psicópata al que la agente Clarice Starling intentaba atrapar no era al bueno de Lecter sino un tal Buffalo Bill, de hecho el primero estaba encerrado y simplemente se dedicaba a darle a Clarice las pistas necesarias.

No obstante, la inolvidable interpretación de Anthony Hopkins y todo el aura terrorífica que envuelve al personaje (incluyendo su conocida afición hacia el canibalismo) lo mitificaron enseguida. Por otro lado, Lecter podría considerarse como el ejemplo por excelencia de psicópatas cultos. Auténticos pirados que son capaces de citarte a Schopenhauer y hacerte reflexionar sobre la condición humana mientras te arrancan la piel (un poco en la línea del ya citado John Doe de Seven con sus referencias a El Paraíso Perdido de Milton).

normanbate

1) Norman Bates – Psicosis (1960)

Norman Bates es el psicópata por excelencia. Ya hubo otros personajes psicópatas antes de Psicosis (1960) y luego habría otros más extremos, pero la figura del psicópata cinematográfico siempre irá vinculada a Norman Bates.

Se podría decir que Norman Bates es el primer psicópata moderno, el primero del que conocemos con claridad las causas de su locura gracias a la explicación final del psiquiatra. Gran parte de la fascinación que genera reside en ser un personaje muy ambivalente: le tememos pero al mismo tiempo inspira cierta simpatía por su carácter o incluso compasión por las causas que le llevaron a la locura.

Anthony Perkins hace una interpretación tan colosal que quedó de por vida asociado a ese personaje, que hoy día se ha convertido en un icono del cine en general.

peeping-tom-karlheinz

+1)  Mark Lewis – El Fotógrafo del Panico (1960)

El mismo año en que Hitchcock consiguió el mayor éxito de su carrera con Psicosis, el cineasta británico Michael Powell hundió la suya con otra película que contaba con un psicópata muy similar. El Fotógrafo del Panico (1960) es una de las películas más fascinantes que jamás se hayan hecho sobre la relación del hombre con el cine y el acto de filmar. Su protagonista es Mark Lewis, quien graba a prostitutas con su cámara de vídeo mientras las mata para luego poder visionar los asesinatos en casa.

El gran problema que se encontró Powell es que dicha idea era inusitadamente atrevida y moderna para la época. En consecuencia la crítica y las mentes bienpensantes le masacraron tildándole de degenerado. Además, el hecho de que el propio Powell hiciera un cameo encarnando al padre del protagonista quizá no contribuyera a mejorar las cosas. En todo caso a día de hoy el film ha sido reivindicado como la obra maestra que es, y me atrevería a decir que Mark Lewis merece compartir junto a Norman Bates el puesto de primer psicópata moderno. Ello sumado al fracaso que supuso la película en su momento, le hacen merecedor de este puesto de privilegio en nuestro Top.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s