10+1 distopías en la literatura

Clipboard01Tanto en la cine como en la literatura se pueden encontrar multitud de mundos perfectos donde todo es posible y maravilloso, donde el ser humano ha llegado al clímax del bienestar y la felicidad. Sin embargo, estos mundos utópicos tienen un “hermano” mucho más oscuro, deprimente y desesperanzado, las distopías (también conocidas como antiutopías), donde se nos muestra sociedades completamente indeseables.

La literatura de ciencia ficción ha sido a lo largo de la historia el mejor caldo de cultivo para dichas distopías, instruyendo a sus lectores sobre los posibles futuros a los que se puede ver abocado el ser humano en un futuro indeterminado. Grandes maestros de la literatura han aportado su granito de arena al género, en este top os mostramos 10+1 de ellas.

929-1

10) Mercades del Espacio – Frederick Pohl y Cyril M. Kornbluth (1953)

La novela fue inicialmente ideada para publicarse en la revista especializada Galaxy Science Fiction por entregas, pero en el 1953 decidió lanzarse como una única obra. En este libro se nos presenta una sociedad distópica donde los poderes económicos de las grandes corporaciones y sus agresivas campañas de marketing han suplantado a todo poder político estatal, son estas empresas las que dominan las vidas (y las mentes) de la gente.

El ser humano vive en un constante estado de pobreza intelectual, donde ha entregado las riendas de su libre albedrío a quienes con su publicidad intentan regir el destino de la humanidad. Además, se da una paradoja muy curiosa que también se puede apreciar en la literatura orwelliana: el lujo, la opulencia y los caprichos son mucho más fáciles de conseguir que muchos productos básicos. Por ilustrar un ejemplo, en esta novela las proteínas de la carne, tan necesarias para la subsistencia del ser humano, son cada vez de peor calidad, llegando a existir incluso un ¿ser vivo? al que llaman “La gallina”, un ser informe que se autoregenera y cuya carne sirve de alimento a los seres humanos. Una sociedad donde todo está a la venta, incluso aquello que no nos pertenece, como la galaxia.

En definitiva, una crítica feroz al capitalismo y a la publicidad que contó con una secuela titulada La guerra de los mercaderes.

6a00d8341bfb1653ef019b002ed1dc970b

9) Fahrenheit 451 – Ray Bradbury (1953)

También en 1953 se publicaba una de las obras cumbre de la ciencia ficción, más allá de su inclusión en el subgénero de las distopías. El título se debe a la temperatura en grados Fahrenheit (ºF) a los que arde el papel, toda una declaración de intenciones que veremos inmediatamente.

En una sociedad futura donde los incendios en los inmuebles son cosas del pasado gracias a la evolución de la tecnología, que ha ideado materiales completamente ignífugos, los bomberos han visto como su trabajo de extinguir incendios se ha visto cambiado por el de provocarlos, pero con un único objetivo: destruir libros. Y a esto precisamente se dedica Montag, el protagonista.

La premisa del libro es aterradora, es la destrucción sistemática de la cultura (los libros) por parte del Estado. La sociedad vive en un estado de letargia mental permanente gracias a las drogas y al poder de la televisión, que emite a todas horas programas que gobiernan el pensamiento y la acción de las personas. El autor hace hincapié en este último punto, ya que los personajes televisivos se conocen como “La familia”, porque realmente están tan metidos en las vidas de la gente que parecen que realmente sean familia sanguínea.

La semilla del odio por los libros es tal que la gente llega a considerar peligroso y obsceno el acto de abrir un libro, por lo que toda una red de espías y delatores aprovecharán la más mínima oportunidad para poner bajo la ley a aquél que la infrinja por posesión de libros.

No contaré el final para no estropeárselo a nadie que no haya leído el libro, pero solo puedo decir que para mí es uno de los más sublimes de la literatura.

El libro contó con una adaptación cinematográfica realizada en el año 1966 a cargo del director francés François Truffaut.

unmundo

8) Un mundo feliz – Aldous Huxley (1932)

El título de la presente novela es tomado de un fragmento de La tempestad de William Shakespeare. Publicada en 1932, la obra nos presenta un mundo aparentemente utópico, gracias a la implantación de la tecnología reproductiva y del cultivo de seres humanos seleccionados genéticamente y, sobretodo, el uso de la hipnopedia, es decir, la repetición de aquello que está bien y que está mal (a ojos de dicha sociedad, claro está) a los niños neonatos, para que su mente inconscientemente vaya aprendiendo los valores que los poderes gubernamentales quieren.

Gracias a esto, la sociedad vive aparentemente feliz, sin ningún problema y rebosantes de felicidad. Sin embargo, la distopía está en que el ser humano ha tenido que renunciar a toda su esencia: la familia ya no significa nada, se ha suprimido la diversidad cultural y el arte por el pensamiento único, el amor es algo vil y solo importa el sexo (y está mal visto repetir muchas veces con la misma pareja), la religión y la filosofía han desaparecido completamente… Resumiendo, ya no existen valores culturales, morales o éticos propios, sólo aquellos que se dictaminan.

Por otra parte, la sociedad es dividida por la calidad de su carga genética, divididos entre los alfas, los seres humanos predominantes que a su vez reciben la calificación de más o menos (Alfa++, Alfa+ y Alfa-), y los betas, aquellos que son genéticamente inferiores, considerados los parias de la sociedad (Beta+ y Beta-). Además, existe una tercera facción humana conocidos como “Los salvajes”, puesto que han sido concebidos por la vía reproductiva natural del ser humano y que viven completamente apartados. De hecho, la capacidad de reproducción de la mujer está prohibida y se considera una práctica completamente obscena.

El uso de las drogas, soma la llaman en el libro, está a la orden del día. Una vez más, la inactividad de la razón vuelve a aparecer, ya que es elemento indispensable para el control de la población.

Por último un dato curioso, el calendario no comienza antes de Cristo y después de Cristo, sino antes de Ford y después de Ford, en alusión a Henry Ford. Concretamente, el calendario empieza en nuestro 1908, año de la producción en cadena del primer Ford T. Esto es un claro ataque al capitalismo y consumismo desmesurado, puesto que el nuevo mesías de la sociedad es el padre de la fabricación en línea.

1984

7) 1984 – George Orwell (1948)

En el año 1948 se publicó una de las críticas más devastadoras contra las fuerzas políticas y del Estado y que en los tiempos que actualmente corren, siguen más vigentes que nunca. En 1984 se nos presenta una sociedad completamente controlada por el omnipresente Gran Hermano, aquél que todo lo ve y que castiga a quien no obedece. Como todos sabréis, este concepto ha sido vilmente manchado en nuestros días con un subproducto televisivo.

Sin embargo, la represión y el control estatal no acaba ahí. Se inventa la neolengua, es decir, un subconjunto del inglés que elimina todas aquellas palabras que puedan resultar incómodas para el poder gubernamental, bajo la premisa de que aquello que no puede ser pronunciado, no puede ser pensado. Por si fuera poco, existe la Policía del Pensamiento, encargada del control de las mentes de la población y para castigar a todo aquél que no piense como debe.

El aparato propagandístico del Estado está controlado por El Ministerio de la Verdad. Bajo este falaz nombre, este departamento se encarga de destruir o manipular todos aquellos documentos que evidencien sucesos del pasado, para mantenerlos coherentes con la versión oficial de la historia. Existen otros ministerios, con nombres igualmente falaces, como El Ministerio del Amor, encargados de aplicar las torturas y castigos, así como inculcar un amor incondicional por El Gran Hermano; El Ministerio de la Paz, encargado de la guerra; y El Ministerio de la Abundancia, encargado de la economía y de que la gente viva únicamente al borde de la subsistencia, así que de abundancia, nada.

Resumiendo, el libro es una crítica feroz a los estados totalitarios, pero también una advertencia a navegantes: los poderes del Estado cada vez son mayores. El control que se ejerce sobre la población es total, lo que se traduce en una falta total de libertades, coartando el libre albedrío del ser humano.

Sin duda alguna, un libro que debería ser de obligada lectura en las escuelas.

SUEAN_~1

6) ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? – Philip K. Dick (1968)

Este libro es más conocido por el título de la película, Blade Runner, aunque ésta es una adaptación muy libre. El libro nos sitúa en un mundo donde una devastadora guerra nuclear ha acabado con gran parte de la humanidad y con prácticamente la totalidad de los animales. De hecho, los seres humanos supervivientes tienen animales eléctricos y tener un animal vivo es considerado como un privilegio y un signo de estatus social.

El protagonista, Rick Deckard, es un experto cazador de recompensas (en la película a este concepto se le llama Blade Runner), cuyo objetivo es eliminar a los Nexus 6, unos androides tecnológicamente avanzados que han tomado conciencia y se rebelan contra el esclavismo a los que son sometidos por los seres humanos. Rick debe cazarlos y por cada uno de ellos obtiene una recompensa. En la novela, a estos androides se les llama andrillos, mientras que en la película se les conoce como replicantes.

Estos androides son tan tremendamente parecidos a los humanos que la única forma que se ha encontrado para diferenciarlos es practicarles un test de empatía, consistente en un conjunto de preguntas y respuestas donde se mide la reacción del sujeto. Supuestamente, esta capacidad empática es solo propia del ser humano, aunque en la novela se pone varias veces en tela de juicio el correcto funcionamiento de esta técnica.

Por lo tanto, en esta novela se nos advierte de que el uso y abuso de la tecnología puede destruir la barrera entre lo artificial y lo natural, planteándonos problemas éticos sobre el uso masivo de androides que pondría incluso en entredicho la propia existencia del ser humano como tal. Además, nos presenta una sociedad completamente destruída por la guerra y la falta de valores éticos y morales que les han llevado a esta situación.

Caso aparte es el mercerismo. Un nuevo concepto mesiánico que ha suplantado a la religión, donde un hombre que vivió antes de la guerra, Wilbur Mercer, quién en un ciclo de vida-muerte-resurrección como el de Jesucristo, plantea a la humanidad su salida del mundo putrefacto en el que viven, una suerte de Ave Fénix o del concepto de decadencia y renovación.

La adaptación de Ridley Scott en el año 1982 no desmerece para nada al libro, aunque al ser tan diferentes es recomendable leer el libro y ver la película.

soy-leyenda

5) Soy leyenda – Richard Matheson (1954)

Probablemente de este libro también se conozcan más sus adaptaciones cinematográficas, la última protagonizada por Will Smith y estrenada en el año 2007 bajo el mismo nombre, y la otra protagonizada por Charlton Heston en el año 1971 y titulada El último hombre vivo, aunque no han sido las únicas adaptaciones.

Ahora bien, para quien no haya leído el libro ya está tardando en hacerlo, puesto que para mi gusto es bastante superior, la historia está mejor llevada y el final es de una genialidad sublime. En esta novela la distopía se nos presenta en la destrucción total de la humanidad, tras una pandemia propagada muy probablemente por una guerra bacteriológica encubierta. El único hombre vivo es el protagonista, Robert Neville, quien vive de forma solitaria en la ciudad de Los Ángeles. Sin embargo, esto de que vive sólo no es del todo cierto, puesto que otros seres humanos han sobrevivido a la enfermedad, pero en forma de vampiros.

Nuestro protagonista debe buscarse la vida durante el día, para conseguir comida, generar electricidad y, ya de paso, matar a unos cuantos vampiros mientras estos duermen. Sin embargo, ha de cuidarse mucho de estar de vuelta antes de que caiga la noche, para parapetarse en su casa y no ser víctima de los seres humanos vampirizados. En realidad, en un principio había dos grupos, los infectados, aquellos que contrajeron en vida la enfermedad, y los vampiros en sí, aquellos que volvieron a la “vida” una vez muertos, gracias a la bacteria.

La novela, además de poner de manifiesto el instinto de supervivencia, sale en un momento donde la Guerra Fría está en su pleno apogeo y el miedo al ataque nuclear o bacteriológico está en su climax.

Una dura crítica a la capacidad autodestructiva del ser humano.

215374

4) La fuga de Logan – William F. Nolan y George Clayton Johnson (1967)

Esta novela es un ejemplo claro de la utopía distópica. Se nos presenta una sociedad en el año 2116 donde sus habitantes tienen garantizado todo lo necesario, pero sólo hasta los 21 años, cuando deben morir, o según el libro, ser inducidos en un sueño del que no volverán. Aquellos que no se entregan son perseguidos por los Vigilantes, quienes tienen orden de matarlos.

La edad es controlada por una flor en la mano de cada persona que se va marchitando hasta quedarse negra, momento en el que deben entregarse para morir. Por lo tanto, en esta novela la distopía está en que el poder controla los nacimientos y las muertes, manteniendo el control de la población. Este es un punto de actualidad, puesto que la superpoblación mundial es uno de los temas que están sobre la mesa.

Por otra parte, la novela muestra una creciente preocupación sobre el control que podría ejercer la informática en un futuro sobre las personas. En el año 1967 empezaban a aparecer los primeros superordenadores (obviamente nada que ver con los que existen hoy en día), pero que ya hacía presagiar en qué se podrían convertir. Este control está representado en el libro por el ordenador llamado El Pensador, quien aglutina los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

El protagonista decide hacer caso omiso del control que ejerce sobre él dicha sociedad y fugarse, en busca de un lugar conocido como El Santuario, donde el ser humano puede ser libre y un lugar donde podrá envejecer, algo prohibido en la sociedad que se nos presenta.

neuromante

3) Neuromante – William Gibson (1984)

Esta novela está considerada como la precursora del cyberpunk, la que dió vida al género. Por lo tanto, se nos presenta una sociedad muy avanzada tecnológicamente, donde las capacidades del ser humano pueden ser mejoradas de forma abismal gracias a la inclusión de elementos electrónicos en su organismo.

Sin embargo, la sociedad está fuertemente controlada por un pequeño grupo de corporaciones fuertemente defendidas en el territorio cibernético. El protagonista, Case, un antiguo “vaquero” del espacio cibernético, vive instalado en la mediocridad por culpa de una micotoxina implantada en su cerebro que limita sus capacidades intelectuales, tras desobedecer a quienes le pagaban. Posteriormente, es reclutado por un misterioso sujeto para acabar con una poderosa inteligencia artificial, no sin antes pasar por una clínica donde le aplicarán distintos procedimientos médicos no naturales para prepararlo, como la implantación de ciertos chips que comentábamos antes, un elemento prácticamente indispensable en el cyberpunk.

Ahora bien, ¿donde está distopía en esta historia? Aparte de que la gran mayoría de la humanidad vive en la más absoluta miseria, punto bastante recurrente en las distopías, también se nos presenta la realidad paralela a la que se pueden conectar los protagonistas y que dista enormemente de la realidad, pero sin embargo puede considerarse una realidad paralela, una especie de Internet más avanzado. Pero al fin y al cabo, el libro es una velada crítica a como el capitalismo exacerbado por una parte, y el progreso tecnológico mal entendido por otra, ha sumido a la humanidad en una situación desesperada, otorgando el poder ya no a un grupo de seres humanos despiadados, aún peor, a un grupo de inteligencias artificiales que no responden a ningún tipo de estímulo sentimental.

Neuromante se ha convertido en una auténtica novela de culto, y para aquellos amantes de Matrix decirles que muchas de las ideas están sacadas exclusivamente de este libro. La pega que tiene es que se hace bastante difícil de leer y resulta muy complejo entender todo el entramado.

nosotros-yevgueni-zamiatin

2) Nosotros –  Yevgeni Zamiatin (1921)

El autor, tras ser apresado por el régimen zarista primero, y por los bolcheviques después, se decidió a escribir esta obra que no pudo ser publicada en Rusia hasta el año 1988 en plena perestroika, en el ocaso del régimen soviético. Por lo que su autor vivió obsesionado por el poder que los Estados ejercían sobre sus congéneres, algo muy presente en 1984. No en vano, George Orwell admitió haber tomado esta novela como punto de partida.

En esta obra se nos presenta una sociedad donde el ser humano como ser individual y libre ha sido reducido a la mínima expresión, tanto que no disponen de nombre propio, solo son un número de expediente, perfectamente clasificados y ordenados.

Los puntos básicos de esta obra son: el control total del Estado sobre sus ciudadanos, a los que no duda en reprimir si creen que están siendo disidentes; eliminación total de la privacidad, hasta tal punto que los edificios son completamente de cristal para que en todo momento se pueda ver qué están haciendo las personas en sus casas; eliminación del yo individual para sumirlo en la colectividad, nosotros, por lo que aquí se está haciendo una clara alusión a uno de los elementos más presentes en las distopías, el pensamiento único.

Esta novela ha pasado bastante desapercibida en España  y se consideraba una de las joyas escondidas del género, pero hoy en día gracias a Internet no resulta nada difícil conseguirla.

1352-1

1) El mundo sumergido –  J.G. Ballard (1962)

Este libro nos presenta un mundo donde la Tierra se halla prácticamente cubierta en su totalidad por agua tras la desaparición de los casquetes polares por las altas temperaturas. La humanidad coordina desde ese pequeño reducto no inundado a un grupo de científicos y biólogos, que se encargan de realizar tareas de investigación, exploración y rescate de supervivientes, aquellos que hayan podido sobrevivir en las últimas plantas de los edificios más altos de las grandes ciudades.

Queda claro que la situación del mundo es un aviso a navegantes, lo que está haciendo el ser humano con la Tierra llevándola hasta el agotamiento y las consecuencias que puede tener el uso imparable de combustibles fósiles, especialmente el petróleo, de uso masivo en nuestros días.

Sin embargo, el libro va más allá y acaba convirtiéndose incluso en una reflexión filosófica sobre las consecuencias psicológicas que tiene para el ser humano vivir en un mundo así y la adaptación al medio, mediante personajes que vivieron antes de la inundación y aquellos que no lo hicieron.

libro

+1) Los Juegos del Hambre –  Suzanne Collins (2008)

Acabaremos este top 10+1 con una de las novelas distópicas actuales que más éxito ha tenido en el panorama internacional. Los Juegos del Hambre no cuenta nada que no se haya contado ya en las novelas citadas anteriormente, pero su lectura amena y de fácil comprensión puede servir como libro introductorio a las distopías a los lectores más noveles.

En este libro se nos sitúa en Panem (en un lugar indeterminado de Norteamérica), donde el Estado central, llamado El Capitolio, controla con mano férrea a sus 12 distritos periféricos. De hecho, 13 eran los distritos pero tras el último alzamiento El Capitolio decide exterminarlo para dar ejemplo a los otros 12.

Además, como medida represiva adicional implanta lo que se conoce como Los Juegos del Hambre, consistentes en escoger por sorteo a una pareja de cada distrito, a quienes se conocen como tributo, cada año para hacerles participar en una arena donde deberán matarse entre ellos, pudiendo quedar exclusivamente uno vivo, para disfrute de los habitantes del Capitolio, quienes ven la retransmisión en directo en sus televisores. De esta forma, el Capitolio recuerda el poder que ejerce sobre los distritos.

Mientras que los habitantes de los diferentes distritos viven en situación lamentable, pasando hambre y todo tipo de necesidades, en el Capitolio la abundancia es lo normal, llegando incluso a vomitar la comida para poder seguir comiendo. El orden en los distritos es controlado por los Agentes de la Paz, cuerpo policial opresor del Capitolio.

Por lo tanto, el libro nos presenta al clásico Estado totalitario que ejerce su poder sobre el resto, la diferenciación entre la élite y los pobres y la manipulación de las mentes de los habitantes del Capitolio, quienes no llegan a ver como iguales a los habitantes de los distritos, como si no fueran humanos.

No es una trilogía revolucionaria, pero sí muy entretenida. Además, a medida que avanza la trilogía, se convierte en una llamada a la revolución, pero también un grito de desesperanza por la corrupción que produce el poder en el ser humano, quienes lo hayan leído sabrán el porqué.

Anuncios

Un comentario en “10+1 distopías en la literatura

  1. Pingback: 10+1 montajes fotógraficos realizados en la URSS | 10 + 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s