Los 10+1 golpes de Estado o revueltas en España

tejeroUn golpe de Estado es la consecución del poder político de un país de una forma normalmente violenta y repentina, llevada a cabo por un grupo de poder, derrocando al Gobierno actual para ser sustituido por el golpista. Aunque un golpe de Estado suele ser llevado a cabo en cuestión de pocos días o incluso horas, en esta entrada incluiremos otras revueltas o pronunciamientos que tardaron en llevarse a cabo, por provocar una Guerra Civil en el caso del pronunciamiento militar de Francisco Franco, o por otros motivos. Aunque muchos historiadores no lo consideran como un golpe de Estado, por la duración de la toma del poder, en mi humilde opinión considero que sí lo es puesto que el objetivo final es el mismo, derrocar el Gobierno a la fuerza para su sustitución.

El_dos_de_mayo_de_1808_en_Madrid

10) Guerra de Independencia (1808-1814)

Seguramente, muchos historiadores no considerarían la Guerra de Independencia española como un golpe de Estado, pero siempre lo he considerado como tal por el intento de Napoleón de romper la sucesión monárquica borbónica vigente por la de colocar a su hermano en el trono de España.

A principios del siglo XIX, el debilitamiento del poder monárquico ha provocado que el Imperio español vaya completamente a la deriva, sobretodo con la llegada de los políticos a las instituciones. El Rey Carlos IV ha entregado prácticamente todo el poder ejecutivo a su valido, Manuel Godoy, un personaje infame dentro de la historia de España y de los más vilipendiados, quien no supo comprender que necesitaba el país.

Napoleón, tras varias tretas que no explicaremos, acaba consiguiendo lo que se conoce como El Pacto de Bayona, en el que consigue que Carlos IV abdique a favor de su hijo, Fernando VII y éste, a su vez, entregue la corona de España a Napoleón, quien a su vez la entregaría a su hermano, José Bonaparte, quien gobernaría como José I y al que popularmente se conocería como Pepe Botella, por su supuesta afición a la bebida, algo que más parecía guasa española que realidad. Mientras tanto, el legítimo Rey español quedaba cautivo en manos francesas.

Este movimiento disgustó al pueblo español, quien además veía como el ejército francés con el pretexto de combatir a Portugal, aliado británico, cruzaba España para quedarse y no para combatir a los lusos. Finalmente, este malestar explotó en los sucesos del 2 de mayo de 1808, tan bien retratados por Goya en sus cuadros, como La carga de los mamelucos Los fusilamientos del 2 de mayo.

Resumiendo mucho, el pueblo español se había rebelado ante esta imposición y derrotó en repetidas ocasiones al ejército francés (algunas realmente dolorosas como la producida en Bailén), utilizando principalmente tácticas de guerrilla. Finalmente, viendo la cantidad de bajas que producía el conflicto y que el pueblo español no se iba a rendir, Napoleón decide dejar la empresa, restaurar la monarquía borbónica y retirar a su ejército, quien en ese mismo momento tenía otro frente abierto en Rusia. Mucho se lamentó Napoleón de haber entrado en España, donde sufrió quizá la derrota más humillante por ser derrotado por un ejército (si es que se le puede llamar así) en su mayor parte no profesional.

Leopoldo_ODonnell

9) La vicalvarada (1854)

El Reinado de Isabel II se caracterizó por tener que navegar entre dos aguas, la de los moderados y la de los progresistas, dos posiciones políticas que nunca llegaron a ponerse de acuerdo e iniciaron una serie de golpes y contragolpes incesantes. En el año 1854 se encontraba España en el que se conoció como la década moderada (1844-1854) pero Leopoldo O’Donnell se sublevó contra las tropas gubernamentales a quienes derrotó en Vicálvar y que acto seguido dio paso a una insurrección popular.

Ante esta derrota, la Reina Isabel II decide recular y dar inicio al bienio progresista, que acabaría en el año 1856 con la Revolución Gloriosa, iniciándose el sexenio revolucionario. Para formar Gobierno, Isabel II decidió llamar al general Baldomero Espartero, un eminente progresista, mientras que O’Donnell volvió a la corte.

En esta época se reproduce lo que pasó a inicios de siglo entre patriotas y afrancesados y luego con los tradicionalistas, también conocido como carlistas. España seguía sin encontrar un gobierno estable y seguiría sin encontrarlo durante muchas décadas.

Clipboard02

8) Golpe de Estado de Pavía (1874)

España se encontraba en ese momento entre la vicisitud de una República Federal y una Unitaria. El general Pavía era partidario de ésta última y ante la posibilidad de que el Gobierno de Castelar promoviera la primera, se puso nervioso y decidió ponerse al frente de un grupo de Guardias Civiles y asaltar el Congreso disolviendo el Gobierno.

Tras reunir a los diferentes partidos políticos, dejando fuera a carlistas, cantonalistas y federalistas, nombró al general Serrano como 5º presidente de la I República Española, que a pesar de durar menos de dos años trituró presidentes y gobiernos como ninguna otra época en la historia española.

Sin embargo, el descrédito de la República era evidente, acuciado por las tensiones independentistas de Cuba, el carlismo y el caos evidente. Ante esta situación, el partido alfonsino, partidarios de Alfonso XII, hijo de Isabel II, fue ganando en popularidad por la creencia de que la restauración borbónica traería estabilidad al país. Así que Cánovas del Castillo, dirigente del partido alfonsino, hace el pronunciamiento de Sandhurst donde proclama la reinstauración de la monarquía.

El general Martínez Campos inicia el alzamiento que triunfa al no encontrar ningún tipo de resistencia.

Primo de rivera

7) Golpe de Estado de Miguel Primo de Rivera (1923-1930)

Si el siglo XIX fue durísimo para España, que se descomponía, el inicio del siglo XX no fue mucho mejor. España se encontraba en una situación de desgobierno que ni la reposición del Rey (primero en la figura de Alfonso XII y ahora en la de Alfonso XIII) lograba controlar. Además, España sufría una impopular guerra contra Marruecos que resultó convertirse en calamitosa tras el conocido desastre de Annual, donde el rifeño Abd el-Krim acabó con la vida de casi 10.000 soldados españoles.

Ante esta situación, el Rey apoyó el Golpe de Estado de Miguel Primo de Rivera, comandante de Barcelona, cuyo objetivo en sus propias palabras era “poner España en orden” para después ser devuelta al pueblo. Nunca especificó cómo devolvería el poder, pero en cualquier caso disolvió todos los ayuntamientos, derogó la constitución y prohibió partidos políticos, convirtiéndose así en dictador de España.

Para mantener al Ejército fiel, promovió una nueva campaña en Marruecos que acabó con la victoria española en el desembarco de Alhucemas, donde se consiguió la rendición del cabecilla rifeño Abd el-Krim.

A pesar de todo, la situación de agitación era insostenible, puesto que los grupos de izquierda anhelaban una república socialista, comunista o anarquista, según los gustos, y una parte del Ejército no estaba de acuerdo con muchas de las políticas de Primo de Rivera, quien finalmente dimitiría en enero de 1930.

macia

6) Sucesos de Prats de Molló (1926)

El ímpetu del dictador Primo de Rivera ya se empezaba a ver disminuido. Esto unido a sus políticas de tolerancia cero con los nacionalismos provocó lo que se conocen como los Sucesos de Prats de Molló. En este capítulo histórico Francesc Macià pretendía penetrar en Catalunya desde Francia con dos columnas armadas y proclamar así el Estado Catalán, independiente del Reino de España. Como curiosidad decir que Francesc Macià había sido coronel del Ejército español.

Pero el plan fue descubierto por las autoridades francesas quienes desbarataron el plan y juzgaron a Macià y a otros dirigentes de Estat Català, expulsándolos posteriormente a Bélgica.

bandarutasublevacion

5) Sublevación de Jaca (1930)

La inestabilidad previa y durante la II República fue evidente. Unos meses antes de su proclamación, en 1930, en la ciudad oscense de Jaca se produjo una primera sublevación contra el régimen de la restauración borbónica. En enero de 1930 el dictador Miguel Primo de Rivera puso fin a su mandado y dimitió, iniciándose lo que se conoce como la “dictablanda” a cargo del general Berenguer y de Aznar-Cabañas.

Esta situación de inestabilidad política animó a estos dirigentes republicanos a su proclamación, sin embargo fue algo prematuro y desorganizado, por lo que no contó con el suficiente apoyo y fueron encarcelados o fusilados, según su grado de implicación. Un año más tarde, tras la celebración de unas elecciones donde las fuerzas republicanas ganaron en las grandes ciudades, el Rey Alfonso XIII decide abdicar, proclamándose así la II República Española.

464px-JoséSanjurjo

4) Golpe de Estado de Sanjurjo (La Sanjurjada) (1932)

 Al general Sanjurjo ya se le vieron las intenciones el 10 de agosto de 1932, donde como Capitán General de Andalucía declaraba a esta región zona de guerra, con el objetivo de derrocar la República y reinstaurar una monarquía. La intentona fue un fracaso por el escaso apoyo recibido, ya que muchos oficiales antirrepublicanos sostenían que el plan no estaba lo suficientemente bien planteado.

Sanjurjo fue condenado a muerte por rebelión militar, pero el presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora, le conmutó la pena por una de reclusión. Erróneamente fue exiliado a Estoril (Portugal) donde conspiraría para el Golpe de Estado de 1936, aunque no llegó a participar directamente en la Guerra puesto que el avión donde viajaba se estrelló y perdió la vida.

asturias

3) Revolución de Asturias (1934)

A pesar de su idealización, la II República Española ha sido uno de los episodios más convulsos de la historia reciente de España, por su gran agitación política entre los distintos grupos de izquierda y la derecha. El segundo bienio de la República trajo la victoria del centro-derecha formado por el Partido Republicano Radical de Alejandro Leroux y las CEDA de Gil Robles. Esta victoria incomodó e impresionó mucho a la izquierda quien promovió una huelga insurreccional que triunfó en Asturias, promovida por la CNT, UGT y el PSOE.

La insurrección controló gran parte de la región, formando un “Ejército Rojo” que llegó a contar con cerca de 30.000 efectivos, donde el colectivo minero tuvo una importancia fundamental. El Gobierno de la República decidió acudir al Ejército, quien puso al mando a un tal Francisco Franco, quien sofocó la rebelión. Todos sabemos lo que ocurriría con este general 2 años después.

Este golpe de Estado o insurrección tenía como objetivo desalojar primero a la derecha del Gobierno y posteriormente declarar un Estado socialista.

Francisco Franco 33

2) Alzamiento militar de Francisco Franco (1936)

En realidad, el alzamiento fue promovido por otros generales como Emilio Mola, a quien se considera el cerebro, y José Sanjurjo, quien ya intentó otro golpe cuatro años antes. Sin embargo, Francisco Franco fue al final quien se puso al mando de las operaciones militares, puesto que casualmente tanto Mola como Sanjurjo murieron en sendos accidentes de avión mucho antes de que acabara la guerra, y a la postre se convertiría en Caudillo de España durante casi 40 años.

Sin duda alguna, este alzamiento militar iniciado en los territorios africanos pertenecientes a España, dio lugar a uno de los sucesos más tristes de la historia de España, la Guerra Civil que durante tres años desangró a España y que provocó una durísima etapa de posguerra y la ya consabida dictadura. Y es que no hay nada más triste que una guerra entre compatriotas, puesto que enfrenta a familias, amigos, a gente que en situaciones normales deberían vivir en paz y harmonía. Sus heridas perduran en el seno de nuestro país, y sigue siendo motivo de discusión con leyes como la Memoria Histórica.

El alzamiento tuvo un efecto inmediato y toda la parte africana quedó en el mando nacional o sublevado, algo que no es baladí puesto que contó con la Legión Española, el cuerpo del Ejército con más experiencia de combate, adquiridas en las guerras africanas. Pero no fue la única zona sublevada, puesto que Galicia, Navarra, Castilla León, las Islas Canarias, las Islas Baleares y regiones de Andalucía, Aragón y Extremadura se adhirieron al alzamiento. Muchos historiadores sostienen que allí donde la Guardia Civil apoyó el alzamiento, tuvo éxito el mismo.

El resultado es el que todos sabemos, ante la desunión de las fuerzas fieles a la república (la izquierda, como siempre, tan desunida y decepcionante), las tropas sublevadas se hicieron con el poder tres años después, en el 1939, iniciando la dictadura que perduraría hasta la muerte del dictador en 1975.

casado

1) Golpe de Segismundo Casado (1939)

En el ocaso de la Guerra Civil, en plena desesperación republicana, el coronel socialista Segismundo Casado decidió rebelarse contra el gobierno de Negrín, quien se encontraba sitiado en Madrid, puesto que éste estaba decidido a entregar el poder al Partido Comunista Español. Una vez más, la izquierda se consumía en luchas internas entre comunistas, socialistas y anarquistas, mientras habían puesto la victoria en bandeja de plata al bando sublevado al mando de Francisco Franco.

Consiguió el exilio del Gobierno de Negrín a Elda y tras varios fusilamientos de dirigentes comunistas, como el del Comandante Barceló, decidieron negociar una rendición con Franco, quien hizo oídos sordos a tal petición. Tras ver que su situación era imposible, se marchó al exilio, aunque volvió en 1961 para ser juzgado por un tribunal militar, quien lo absolvió.

tejero

+1) Golpe de Estado de Tejero (23 de febrero de 1981)

A pesar de la importancia histórica que se le ha querido dar, muchos son los puntos oscuros sobre la realidad de este golpe de Estado, que para mí resulta ser uno de los más esperpénticos y circenses de la historia de España. Cada vez son más las voces que apuntan a que todo fue una farsa para la aceptación del Rey Juan Carlos I de Borbón y la “consolidación” de la democracia, puesto que España se encontraba en pleno proceso de transición de la dictadura. Viendo el poco apoyo recibido, resulta absurdo intentar un golpe de Estado sin recabar apoyos decididos.

En cualquier caso, el 23 de febrero de 1981 el teniente coronel de la Guardia Civil, Antonio Tejero, asalta el Congreso de los Diputados junto a 200 guardias civiles a su mando, en plena sesión de investidura del nuevo presidente de España, Leopoldo Calvo Sotelo, tras la dimisión de Adolfo Suárez. El alzamiento solo contó con el apoyo visible de Jaime Milans del Bosch, quien decidió sacar en Valencia los tanques a pasear. Sin embargo, el golpe de Estado quedó ahí, siendo la situación de normalidad absoluta en prácticamente todas las regiones de España, al que hay que incluir el famoso discurso del Rey Juan Carlos I, que tanta popularidad le dio entre los españoles, en el que hacía un llamamiento a no alterar el orden constitucional.

Antonio Tejero fue expulsado del Ejército y condenado a 30 años de reclusión por rebelión militar. Actualmente se encuentra en libertad.

 

Anuncios

Un comentario en “Los 10+1 golpes de Estado o revueltas en España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s