10+1 momentos estelares de la monarquía española

corona1201Ahora que estamos a punto de estrenar nuevo rey, el futuro Felipe VI, qué mejor ocasión que ésta para echar la vista atrás y repasar algunos de los momentos estelares que la monarquía hispánica ha regalado a nuestra historia colectiva.

De forma consciente hemos eliminado a Juan Carlos I, el abdicante, de este listado de reyes, digamos, “on fire”, puesto que debido a su celebrado campechanismo coparía por si solo este plebeyo ránking. Además, los momentos “¿¡por qué no te callas!?” o “pido perdón y no volverá a suceder” son tan conocidos que carece de todo interés volver a mencionarlos.

Dejemos pues que muertes como la de Fernando II de Aragón, envenenado por su segunda esposa a base de viagras caseros, o penes de dimensiones colosales como el que supuestamente adornaba la figura de Fernando VII, el Deseado, pasen a ser los protagonistas del siguiente listado.

Avisamos, no disfrutar con esta lectura es, directamente, pecado de lesa majestad.

10) Momentazo: “Lo único que me alegra el día es que me cante un castrado.

Protagonista: Felipe V (1700-1724)

felipeV

Primer rey de la dinastía de los Borbones, Felipe V es, 300 años después, uno de los monarcas más recordados, y no precisamente para bien, por parte del movimiento soberanista en Cataluña.

Especialmente interesado en erradicar cualquier atisbo de pluralidad cultural en España –el Decreto de Nueva Planta arrasó con todas las instituciones propiamente catalanas, por ejemplo-, el Borbón original fue apodado por sus contemporáneos el Animoso, a pesar de que a lo largo de su vida hizo gala de un carácter melancólico y depresivo.

Parece ser que lo único que conseguía levantarle la moral era la armoniosa voz del cantante Farinelli, el famoso castrati, al que contrató su segunda esposa, Isabel de Farnesio, para que ayudara al rey a salir de su estado depresivo.

Resumiendo, ser uno de los hombres más poderosos del mundo, no me anima; no tener por qué dar un palo al agua en toda mi existencia, tampoco me anima; la voz angelical de un hombre sin sus testículos, ¡eso si que me pone las pilas!

9) Momentazo: Tragaldabas con mal aliento.

Protagonista: Carlos I, (1516 -1556)

carlosI

Su Católica Majestad –ese era uno de los títulos de Carlos I- llevó a la monarquía española a una de las épocas de mayor esplendor. Claramente, ese esfuerzo por conseguir que España se convierta en la potencia hegemónica europea cansa lo suyo, y cuando uno está cansando se le despierta el apetito. Pues eso es, precisamente, lo que jamás conseguía saciar el bueno del emperador, que tenía una -absolutamente- merecida fama de glotón impenitente.

Consumidor heroico de todo tipo de carnes, y litros y litros de cerveza y vino, su marcado prognatismo –forma culta para describir la típica mandíbula prominente de los Austria- le obligaba a no masticar prácticamente la comida, y acababa engullendo sin piedad, cual pato o cocodrilo, todo lo que se acercaba a su boca.

Esa dieta poco saludable, al margen de provocarle indigestiones de campeonato, también le hacía poseedor de un aliento capaz de tumbar por si solo a buena parte de los ejércitos más poderosos del continente. Un rey con halitosis es algo que no deja con buen sabor de boca a sus súbditos, ¿verdad? Perdón por el chascarrillo… Me he equivocado, y no volverá a suceder.

8) Momentazo: “Por cierto, Paquita será tu esposo.

Protagonista: Isabel II (1843-1904)

Isabel_II_of_Spain

Isabel II tuvo un mandato un tanto azaroso. La Reina de los tristes destinos, como se la llegó a conocer, tuvo que hacer frente a la Revolución de 1868, La Gloriosa, que la obligó a huir precipitadamente del país en tren desde San Sebastián, donde veraneaba.

En cualquier caso, estos datos historiográficos no son los que le han valido hacerse un hueco en nuestro ránking. Lo que nos parece estelar de su reinado es su matrimonio con Francisco de Asís de Borbón, su primo.

Isabel sólo tenía 16 años cuando el enlace se acordó. La reina mostró desde el principio su disconformidad con el tema, afirmando que antes abdicaría que casarse con Paquita. Por lo visto el pobre futuro rey consorte era un tanto afeminado para los recios gustos de la monarca. Es más, sobre la noche de bodas, Isabel llegó a comentar entre sus allegados que su esposo llevó más encajes y puntillas en la ropa interior que ella misma.

7) Momentazo: ¡Qué grande es ser joven y estar enamorado!

Protagonista: Luis I de Borbón (1724-1724)

luis1imagen1

Luis I tiene el privilegio de haber sido el rey más efímero de la historia de España -si no contamos el reinado de Felipe El Hermoso, claro-. Ejerció de monarca del 15 de enero, al 31 de agosto de 1724. Apenas 7 meses duró en el cargo. ¡Pero qué 7 meses!

Durante su breve paso por el trono español le dio tiempo de sobras para demostrar su valía como gobernante al elegir como esposa a Luisa Isabel de Orleans. Él tenía 16 años y ella no rebasaba los 13. Mientras fue reina de España, Luisa hizo gala de un carácter sumamente extravagante, por llamarlo de alguna manera. Sólo pensaba en comer, beber y pasearse desnuda delante de los criados de palacio. El pobre Luis jamás consiguió meter por vereda a su mujer, entre otras cosas porque se pasaba la mayor parte del tiempo engañándola con toda cortesana que se cruzaba en su camino –el sobrenombre de Bien Amado, no le fue colocado por casualidad-. No se puede hacer más por entrar en este ránking en menos tiempo.

6) Momentazo: Macho, macho men.

Protagonista:  Fernando II de Aragón (1452-1516)

fernando II

Fernando II de Aragón es el cincuenta por ciento de ese binomio indisoluble que fue dado a llamarse Los Reyes Católicos. Bien, esta frase inicial no es del todo cierta, puesto que la muerte de Isabel sí que acabó con la dupla más famosa de la monarquía española, evidentemente.

En cualquier caso, Fernando, modelo de gobernante que inspiró El príncipe de Maquiavelo, no pasó mucho tiempo sin esposa, ya que volvió a casarse con Germana de Foix , 36 años menor. La joven reina, obsesionada por darle un hijo, le deslizaba en la comida y la bebida incontables pociones de virilidad a su esposo. Esta suerte de viagras caseros sólo consiguieron que Germana quedase embarazada en una ocasión. No obstante, el niño murió a las pocas horas de nacer. De haber sobrevivido, el vástago real hubiera heredado la Corona de Aragón de su padre, lo que a la práctica hubiera supuesto la separación de las reinos de Castilla y Aragón, al menos durante un tiempo.

Tanta pócima arriba, pócima abajo, lo que sí que provocó es un fallo nefrítico en el real riñón del monarca,  y con ello, su muerte. Moraleja, no te fíes de los productos que te prometan majestuosas erecciones.

5) Momentazo: El rey crujiente.

Protagonista: Pedro el Cruel (1367 – 1369)

pedroelcruel

Pedro I de Castilla, llamado el Cruel por su enemigos, y el Justiciero por su admiradores, tenía un peculiar defecto físico: le crujían los tobillos al caminar. Gran aficionado a escaparse de noche en busca de juerga y mujeres, en la quietud de palacio resonaba perfectamente el crujir de sus articulaciones.

Esta extraña característica le supuso ser descubierto en más de una ocasión por algún enemigo político durante sus correrías nocturnas. Es el caso de un duelo a muerte al que tuvo que hacer frente en Sevilla con un Guzmán, que, al darse cuenta de que estaba en presencia de Pedro, le instó a batirse con él. El rey, hábil espadachín, no le costó demasiado deshacerse del contrario.

Es de suponer que Pedro diese saltos de alegría para celebrar la victoria, lo que, seguro regaló a los presentes todo un concierto de chasquido de huesos.

4) Momentazo: Reinar es copular.

Protagonista: Felipe IV (1621-1665)

Felipe IV

Felipe IV estaba mucho más interesado en pasárselo bien que en gobernar. De hecho, delegó en su valido, el conde Duque de Olivares, todas las decisiones de Estado, mientras él se dedicaba a la caza y a las mujeres.

Éstas últimas fueron su gran pasión, a pesar de haber contraído matrimonio con Isabel de Borbón cuando tenían 10 y 11 años, respectivamente. Felipe IV ostenta el récord de hijos bastardos en la monarquía hispánica, al menos que se sepa, claro está. El rey fue capaz de engendrar más de 37 vástagos ilegítimos durante toda su vida. Como rey, un desastre, pero como fértil copulador, un fenómeno de la naturaleza.

3) Momentazo: Tonto es el que hace tonterías.

Protagonista: Carlos II (1665-1700)

CarlosII

Carlos II, el Hechizado, es, posiblemente, el rey más incapaz que ha tenido España. Lo que le convierte, por extensión, en una de las personas más incapaces que hayan existido.

De salud frágil, el pobre monarca padecía lo que hoy se conoce como Síndrome de Klinefelter, una deficiencia genética que conlleva un sinfín de problemas físicos y mentales.

Debido a esta enfermedad, Carlos no consiguió aprender a leer y a escribir hasta llegado casi a la adolescencia. Mientras se convertía en adulto, su desinterés por cualquier asunto de Estado era cada vez mayor. De hecho, lo único que parecía complacerle eran los espectáculos con los bufones y enanos de la corte. No obstante, su afición favorita era meterse en la cocina de palacio para observar como se hacían los pasteles.  “¡Majestad, nos invaden los franceses!”, “¡Calla! ¡¿A caso no ves que estoy ocupado viendo cómo preparan un chucho de crema?!”

2) Momentazo: Un real pene.

Protagonista: Fernando VII (1784-1833)

fernandoVII

A diferencia de Carlos II, Fernando VII fue un pésimo gobernante por voluntad propia. Al margen de jurar una constitución, la de las Cortes de Cádiz de 1812, que después se pasó por el real forro, el monarca sólo tenía una cosa de la que le gustaba presumir siempre que podía, su pene.

Según él mismo atestiguaba, su miembro viril era de dimensiones colosales. De hecho, en la corte de la época se comentaba que el rey se había visto obligado a usar una almohadilla, de cuatro centímetros de grosor con un agujero en el centro, para que le hiciera de tope al efectuar la penetración y no dañar a su esposa -o la cortesana de turno- mientras se entregaba a los placeres de la carne.

Con los que no tuvo tantos miramientos fue con sus súbditos, a los que no dudo en ningún momento en gobernar de manera despótica y tiránica siempre que se le presentó ocasión.

1) Momentazo: Ascendiendo desde lo más bajo.

Protagonista: Juana I de Castilla (1504-1516) y Carlos I (1516 -1556)

1juanalaloca

Los reyes son reyes por derecho de nacimiento. Cualquiera podría decir que han tenido siempre una vida fácil y que no les ha hecho falta ir escalando esforzadamente posición tras posición hasta alcanzar la cima.

Todo esto es innegable menos cuando hablamos de la venida al mundo del emperador Carlos I. Hijo de Juana la Loca, la reina parió a su primogénito en una letrina palaciega en el transcurso de una fiesta por todo lo alto. Mientras estaba divirtiéndose como nunca, Juana empezó a notar los dolores del parto y tuvo que salir corriendo hacia la citada letrina. Los lloros del niño atrajeron a las damas de compañía que se encontraron al futuro emperador de España y Alemania, y uno de los hombre más poderosos que han existido, recubierto de sangre y rodeado de, con perdón, mierda. Si eso no es ascender desde lo más bajo…

10+1) Momentazo: Ajo y Agua.

Protagonista: Isabel I de Castilla (1479 – 1504)

1isabel

La reina Isabel hizo muchas cosas. Dio dinero a Colón para que emprendiera su expedición a las Indias occidentales, expulsó a los musulmanes de Granada, se casó con Fernando de Aragón… Su reinado estuvo cargadito de hechos históricamente relevantes, pero nos preocupa que pocos sepan que odiaba profundamente el ajo y que tampoco tenía mucha simpatía por el agua. Llamadnos raros, pero así es.

En relación a su aversión por el ajo, en cierta ocasión, los cocineros quisieron disimular la presencia de este ingrediente en un plato atiborrándolo de perejil. Isabel lo detectó y exclamó, “¡venía el villano vestido de verde!”, una frase que se hizo muy popular entre sus súbditos.

Tampoco conviene olvidar la fama que la reina tenía de persona poco higiénica. Durante su época se extendió la creencia de que Isabel había prometido solemnemente no cambiarse de camisa hasta conquistar Granada. El ingenio popular se apresuró a afirmar que, de ser cierto, a la reina no le haría falta más que levantarse la falda para lograr que cualquier musulmán huyera despavorido de la ciudad.

Siendo justos, muchos historiadores niegan la autenticidad de esta anécdota, aunque reconocen que posiblemente todo derive de sus últimos años de vida, cuando Isabel agonizaba con todo el cuerpo cubierto de llagas purulentas, que despedían una pestilencia notable. La muerte no suele respetar ni si quiera el azul de la sangre.

Anuncios

2 comentarios en “10+1 momentos estelares de la monarquía española

  1. Todo se paga en esta vida. La espantosa muerte de Isabel la Católica, todavīa fue poco por todo el daño que hizo a su sobrina Juana, su cuñada Doña Juana de Portugal Reina consorte de Castilla y a su medio hermano el Rey Enrique IV de Castilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s