10+1 historias de la mili que no hicimos

PortadaHace ya mas de una década que entró en vigor el Real Decreto por el que se suspendía el servicio militar obligatorio en España. De esta manera acababan doscientos años de historia de reclutamiento forzoso de aquellos jóvenes intrépidos que desistían a hacerse objetores de conciencia o de aquellos más osados que a partir de los años 80 decidían hacerse insumisos. ¡Sí, acabó la mili! o la puta mili, como algunos la definen y que también dio nombre a la revista satírica que publicaba El Jueves semanalmente.

Muchos de nosotros hemos oído miles batallitas por parte de nuestros progenitores, para ellos era lo más próximo a hacer un Erasmus. Montón de veces y asumiendo lo que ellos nos contaban hemos asentido a cuantiosos comentarios sobre la mili sin saber muy bien su significado, militar. Ciertamente existen muchas historias sobre el servicio algunas buenas y otras malas, sin embargo este 10+1 historias de la mili que no hicimos os acercará a un mundo militar que para una generación queda muy lejano.

P.D. Siempre podréis alistaos a las Fuerzas Armadas Españolas en su convocatoria anual.

10

10) Tener novia durante la mili

Para ser un buen soldado o proyecto de él, durante el servicio militar era prácticamente imprescindible tener novia. Muchos de los jóvenes soldados tuvieron que desarrollar sus dotes más creativas para hacerse al acecho de alguna jovenzuela, ya que eran muchos los cuarteles que estaban prácticamente aislados en las montañas.

Aquellos a los que les era más engorroso el hecho de salir de caza,  como muchos de ellos lo definen, debían acudir al servicio militar obligatorio con la lección hecha. No es nuevo, que muchos de nosotros hemos oído a nuestros padres, abuelos, relativos, etc. que se carteaban con sus respectivas. De todas maneras el hecho de hacer la mili a los 18 años y tener novia, para cartearse iba ligado. Eso sí, seguramente muchos de nosotros tenemos el típico tío picaron que nos habrá contado diversas historietas de sus diferentes hazañas amorosas. Muchos de ellos, actualmente están felizmente casados con sus novietas de antaño.

9

9) La primera rapada

Nada más llegar al cuartel todos los futuros militares debían pasar obligatoriamente por el barbero. Oficio muy demandado en aquella época ya que había que descabellar a un montón de jóvenes melenudos que se negaban a hacerlo por voluntad propia.

Si nos remontamos unos treinta años atrás la moda en España, la Movida, se caracterizaba por sus looks  melenudos. Muchos de esos jóvenes influidos por habladurías, pagaban dinero al peluquero para que cuando pasara la moto, no se notara mucho sus seseras. Obviamente, el barbero hacía caso omiso y les dejaba la cabeza como una bombilla. Aquellos jóvenes ignoraban el porqué de dicho corte pero de acuerdo con las guías de reclutamiento de la Armada “el pelo sobre la cabeza debe acicalarse con esmero… el pelo debe presentar una apariencia reducida”. ¡Dicho y hecho!

8

8) Las novatadas

Casi antes de pasar por la barbería, el futuro militar debía pasar una de las pruebas más duras de las que se iba a encontrar durante el Servicio Militar Obligatorio, las novatadas. Ciertamente, son muy pocos los que se libraron de dicha broma pesada, sin embargo y con el paso de los años, han servido para amenizar las largas sobremesas de domingo en familia.

En muchos cuarteles existían categorías para definir los encargados de las novatadas. Éstas iban desde el peludo, encargado de sufrir la novatada, el padre, el abuelo y el bisabuelo, siendo éste último el encargado de dirigir la bromita. Existían diferentes tipologías de novatadas que iban desde las que servían para recoger dinero para la fiesta posterior a la jura de bandera hasta las mas pesadas e irreverentes. ¡Algunas de ellas ciertamente requerían grandes dotes de creatividad!

PABELLON SIMANCAS - 1º BATALLON -1ª COMPAÑIA- CAMPAMENTO GENERAL

7) Primera ducha en grupo

Para muchos de esos jóvenes que eran obligados a abandonar sus casas de las cuales muchos no habían aún salido, una de las experiencias más duras era la de la ducha. No precisamente por que fueran unos guarrotes, muchos soldados temían a la ducha en grupo.

En ellas se practicaban muchas de las novatadas mas descaradas hecho que hacía que el asearse no fuera lo más relajan dentro del cuartel. Sin embargo, muchos jovenzuelos era la primera vez que se desnudaban delante de 50 tíos en pelotas.  ¡El pudor era algo prohibido en los cuarteles españoles!

6

6) ¿Las imaginarias?

Algunos de nuestra generación se preguntarán, ¿qué son las imaginarias? La verdad es que no había oído hablar de las imaginarias nunca, sí de las guardias que se realizaban, de todas maneras, viene a ser los mismo.

La imaginaria es la guardia o vigilancia que varios soldados realizan por turnos en el lugar donde duermen sus compañeros, el cuartel. Cada imaginaria solía durar dos horas y se realizaban durante la noche. También era el nombre común por el que se conocía al soldado suplente de dicha guardia. Esta vigilancia se era compuesta por cuatro soldados en guardia de cuartel que realizaban turnos de dos horas. Ciertamente aquellos momentos de imaginaria debían ser de lo mas aburrido, por eso muchos de ellos optaban por quedarse dormidos durante sus horas de control. Algunos les costó algún que otro arresto al ser sorprendidos por sus superiores.

5

5) Objetos que se solían robar de la mili

Seguramente alguna vez nos habremos disfrazado de militar, utilizando la equipación que aún conserva nuestra abuela en su armario de nuestros padres, abuelos o tíos. Aquellos jóvenes soldados al finalizar su servicio militar decidían llevarse algún recuerdo de sus aventuras por aquellos cuarteles.

Botas, pantalones, chaquetas, camisetas, cinturones, pañuelos, boinas y un sinfín de prendas eran hurtados de los cuarteles españoles durante mas de treinta años. A pesar de que estaba prohibido llevarse cualquier cosa de los cuarteles militares, los intrépidos soldados después de licenciarse decidían que eran dignos de mantener un recuerdo de aquellos años para siempre. De ahí la pillería española de robar a las autoridades, algo que hoy en día ¡está muy de moda!

4

4) Arrestos

A lo largo del Servicio Militar Obligatorio, y ¡era largo! muchos de sus futuros licenciados pasaron alguna que otra noche en el calabozo. Los arrestos inútiles por parte de los superiores eran el orden del día. Algunos de los mandos hacían honor a sus galones y puteaban lo mas que podían a sus súbditos.

Seguramente tengamos alguien en nuestra familia que habrá pasado por el cuartelillo mas de una vez durante su mili. Cierto era que algunos se podían librar del arresto gracias a diversos indultos. Los arrestos solían ir desde unos días hasta meses dependiendo de la falta que hubiera cometido el soldado. Dichos presos eran obligados a cumplir trabajos obligatorios de lo mas dispar como realizar la limpieza del cuartel, ayudar en la cocina, normalmente ayudaban pelaban patatas, o algo mas espeluznante a pelar pollos, etc. Eso si el que se negaba estando bajo arresto a hacer alguna de sus obligaciones recibía un…

3

3) Borracheras fuera de servicio

Puede parecernos normal que un grupo de jóvenes rondado la mayoría de edad se emborrache durante las noches de juerga. Durante el servicio militar el nivel de alcoholismo de aquellos chavales llego a límites insospechados. Muchos de ellos probaron el alcohol por primera vez en la mili.

La cantina del cuartel era el punto de reunión, algunos no llegaban ni a poner un pie fuera después de pasarse horas bebiendo, antes de salir al pueblo más cercano en busca de vida social fuera del campamento. La bebida más preciada era la cerveza, los quintos. Ciertamente las cerveceras debían hacer muy buen negocio en los cuarteles militares. Después de esas noches de desenfreno etílico muchos de ellos pasaban directos al calabozo debido a algún problemilla durante la noche de parranda…

2

2) Vocabulario militar

Para los que no hemos hecho el Servicio Militar Obligatorio hay cierto argot que se nos escapa. Si que habremos oído algunas de las siguientes palabras, pero muy pocos sabremos su significado. Ahí van algunas:

Escuadrón: Unidad de tipo Compañía en Caballería.

Batería: Unidad de tipo Compañía en Artillería.

Brigada: Compañía en la Armada.

Escuadrilla: Compañía en el Ejército del Aire.

El Páter: El sacerdote capellán.

Bromuro: Sustancia química que vertían en algunas comidas para evitar que la tropa tuviera erecciones. Aunque a partir de los años 60 era mas leyenda que realidad.

Furriel: Soldado o cabo que organizaba la plantilla de servicios. A veces también encargado del armamento y vestuario. El más odiado o querido por la tropa, según los casos.

Revista de policía: Revisión de la limpieza e higiene de las instalaciones del cuartel.

Novia: Fusil.

El Zeta: Subfusil Z-45.

Planear: Fregar el suelo.

El Chispa: El electricista.

Aspirino: Sanitario.

Pollo, Bulto, Chivo, Bicho, Conejo : Novato recién llegado.

Hogar del Soldado: Bar o cantina con televisor, juegos de mesa, futbolín, pequeña biblioteca, etc.

Recluta, Quinto: Novato recién llegado (eras recluta hasta que jurabas  Bandera).

1

1) El CETME

Mas de uno habremos oído mil batallitas que tenían como epicentro el CETME. Bien, el CETME era el fusil de asalto del Ejército Español. Estaba desarrollado por el Centro de Estudios Técnicos de Materiales Especiales. Existían varias versiones de CETME.

Dicho fusil fue creado y desarrollado en colaboración  con el fabricante alemán de armamento HK (Heckler & Koch GmbH) y España. Gozaba de mucha popularidad entre los diferentes ejércitos ya que fue adquirido por varios de ellos. En 1996 y tras varios problemas con los últimos modelos salió a concurso la adquisición de un nuevo fusil para las Fuerzas armadas españolas. Curiosamente la empresa Heckler & Koch, desarrolladora del primer modelo fue la elegida para desarrollar el nuevo G-36E. ¡Imaginaros aquellos jovenzuelos con dicha máquina de matar entre sus manos!

10+1

10+1) La jura de bandera

La jura de bandera era el momento mas esperado sin duda por todas las familias. Después de varios meses sin poder ver a sus pollos, la familia al completo se desplazaba al cuartel correspondiente ataviados con sus mejores galas dispuestas a ver como juraba bandera uno de los suyos. El día en que aquel chaval se hacía todo un hombre y uno de los  más recordados por los reclutas.

La jura de bandera consiste en una ceremonia militar de juramento y fidelidad a la bandera nacional, española en este caso, y por consiguiente a la nación que representa. Hoy en día se siguen celebrando ceremonias de jura de bandera entre los soldados recién ingresados al ejército. Aquí os dejo la fórmula para la jura de bandera:

– ¡Soldados! ¿Juráis por Dios o prometéis por vuestra conciencia y honor, cumplir fielmente vuestras obligaciones militares, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, obedecer y respetar al Rey y a vuestros jefes, no abandonarlos nunca y, si preciso fuera, entregar vuestra vida en defensa de España?

A lo que los soldados contestaban:

– ¡Sí, lo hacemos!

El que tomaba el juramento o promesa replicaba:

– «Si cumplís vuestro juramento o promesa, la Patria os lo agradecerá y premiará, y si no, mereceréis su desprecio y su castigo, como indignos hijos de ella.

– Soldados,

– ¡Viva España! y ¡Viva el Rey!

Que eran contestados con los correspondientes

– ¡Viva!

A continuación los soldados besaban uno a uno la bandera española desfilando bajo ella. Los retratos de ese momento siguen aún muy presentes en los hogares españoles, ¡a ver quien no tiene un licenciado en casa!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s