10+1 canciones de Queen en los estilos musicales más variopintos posibles

gp883-queen-bandHoy se cumplen ya 68 años del nacimiento del cantante de Queen, Freddie Mercury. Es una ocasión tan buena como cualquier otra para reivindicar a una de las mejores bandas de la historia del rock, y para ello he decidido centrarme en una de sus cualidades más interesantes: su increíble versatilidad. A lo largo de su carrera, Queen han cambiado continuamente de género consiguiendo al mismo tiempo seguir sonando a ellos: uno puede escuchar temas de diferentes épocas y aunque toquen estilos diferentes sigue habiendo algo que los identifica a ellos. Como demostración de esta cualidad del grupo les propongo repasar 10+1 canciones de Queen que tocan géneros muy distintos.

La finalidad de la lista no es en absoluto citar 10+1 de sus mejores temas o de los más conocidos, sino aquellos que demuestren cómo se atrevieron con tal disparidad de géneros (de hecho alguna canción de esta lista no me gusta especialmente, les dejo adivinar cuál). Una de las causas de tal heterogeneidad es el hecho de que la banda la integraran cuatro músicos con intereses musicales diferentes, de hecho cada uno de ellos ha contribuido con al menos una de las canciones aquí seleccionadas.

Les invitamos pues a sumergirse en el universo de Queen: al escuchar las canciones de estilos tan variados podrán revivir los cambios de rumbo que sufrió el grupo, reforzados por los cambios en el aspecto de sus miembros en los videoclips (salvo la omnipresente melena rizada del guitarrista Brian May). Disfruten de la música.

10)  Synth-pop: “Radio Ga Ga”

Los 80 fueron muy duros para la mayoría de grandes bandas de los 70, quienes después de tantos años de éxito de repente se encontraron en medio de un contexto musical difícil de entender, dominado por sintetizadores y peinados que atentaban contra las leyes del gusto y de la lógica más elemental.

Queen no fueron una excepción, su álbum Hot Space (1982) fue su intento de amoldarse a los nuevos tiempos haciendo música disco y resultó un fracaso rotundo. La banda de hecho estuvo a punto de separarse tras ese paso en falso, pero milagrosamente resucitaron unos años después con este single del batería Roger Taylor (su primera canción de éxito): un tema de pop de sintetizadores ochentero que intentaba mantener algo de la esencia de Queen. Les funcionó y les permitió volver a reinar hasta el final de su carrera.

9) Glam-rock: “Killer Queen”

El primer gran hit de Queen que les convirtió en estrellas internacionales. Fue a partir de este deliciosa composición de Freddie Mercury sobre una prostituta de lujo que la banda pasó de ser una más de las bandas de glam-rock británicas que buscaban abrirse paso a ser estrellas de rock. Con ella consiguieron amoldarse al estilo glam-rock tan en auge en Reino Unido a mediados de los 70 al mismo tiempo que exhibían su estilo tan personal al gran público. A partir de aquí, el resto es historia.

Sin duda una de las mejores canciones del grupo.

8) Rockabilly: “Crazy Little Thing Called Love”

Debió ser chocante cuando en 1979, en plena ebullición de la música disco y el new wave, Queen salieron de repente con un single de puro rockabilly. Según dicen, cuando John Lennon la escuchó en la radio le dieron ganas de volver a escribir música y abandonar el retiro en que se encontraba por entonces, lo cual dice mucho a favor de la canción.

Una curiosidad: según el propio Mercury, compuso “Crazy Little Thing Called Love” estando en la bañera en tan solo unos minutos. Uno no puede evitar pensar que en esa época era tal su creatividad que ni siquiera en los momentos más íntimos de relax Freddie podía dejar de componer.

7) Funk: “Another One Bites the Dust”

A principios de los 80, Queen se encontraron en uno de los momentos más controvertidos de su carrera: la música popular estaba cambiando y ellos no querían quedarse atrás anclados en su sonido setentero, pero la cuestión era si podrían adaptarse a estilos tan diferentes al suyo y ser aceptados por el público.

Entró en escena el bajista del grupo, John Deacon, quien siempre había buscado tener un papel discreto en un segundo plano pero aún así iba aportando temas propios como los demás. Les enseñó “Another One Bites the Dust”, una composición de funk puro y duro. No creo que les sorprendiera mucho, puesto que todos sabían que Deacon tenía gustos musicales bastante diferentes al resto (cuando los otros tres bebían los vientos por Led Zeppelin o The Who, Deacon se decantaba más por el pop puro y duro o Stevie Wonder); pero aún así ¿debían grabar esa canción que se alejaba tanto de lo que habían hecho hasta entonces?

Finalmente decidieron no sólo grabarla sino también sacarla como single, y pronto descubrieron que habían acertado por completo. No sólo vendió muy bien sino que se convirtió en el mayor éxito que jamás tuvo la banda en Estados Unidos, donde la canción se emitía incluso en emisoras de música negra. A partir de aquí, se animaron a profundizar en el funk y la música disco hasta el extremo de que perdieron el favor de sus fans. Otro ejemplo posterior de ese giro musical lo pueden encontrar en “Back Chat” con su videoclip maravillosamente ochentero.

6) Blues-rock: “See What a Fool I’ve Been”

De todas las canciones escogidas en la lista, ésta es sin duda la mayor rareza de todas, ya que se trata de una cara B (es decir, una canción que no apareció en ningún álbum, sólo en la cara B de un single, en este caso de la más célebre “Seven Seas of Rhye”). Si la he escogido es, no sólo para reivindicarla, sino para exponer otra faceta más inédita del grupo, atreviéndose con un sonido de blues-rock que evidencia la devoción que sentían por bandas tipo Led Zeppelin.

Ojo al trabajo de guitarras de Brian May, quien es por otro lado el autor del tema.

5) Música cabaretera: “Seaside Rendezvous”

Freddie Mercury era un tipo con un gusto musical realmente ecléctico. Su colección de discos antes de hacerse famoso incluía desde álbums de los Who y Led Zeppelin a la banda sonora de la película Cabaret (1972). De hecho gran parte de la gracia de los mejores momentos de Queen es su forma de combinar todas estas influencias tan dispares.

Como ejemplo de su amor por el music-hall y el cabaret, en su obra cumbre A Night at the Opera (1975) incluyó este divertido tema tan ligero e irresistible. Si se fijan, en cierto momento, Mercury y el batería Roger Taylor simulan con la voz los instrumentos de viento.

4) Folk: “’39”

Pocos estilos hay más alejados del sonido Queen que el folk, pero resulta que el guitarrista Brian May aportó algunas canciones de ese estilo que en las que él mismo interpretaba las voces principales, como “She Makes Me (Stormtrooper in Stilettoes)” o, la más celebrada de todas, “’39”. Se trata de la típica composición que, aunque no haya trascendido al gran público, es harta conocida por todos los fans de la banda y de hecho ha acabado siendo considerada como todo un clásico de su repertorio.

Lo mejor es que pese a tener una base folk, May jugueteó un poco con lo que uno esperaría de este género añadiéndole una letra que hablaba sobre viajes al espacio y la Teoría de la Relatividad (recordemos que el señor May era licenciado en Física y Astronomía, hoy día incluso se ha doctorado): los protagonistas se embarcaban en un viaje en cohete pero al volver descubren que sus seres queridos han envejecido mucho más que ellos a causa de la Teoría de la Relatividad. Reconozcan que es cuanto menos curioso.

3) Gospel: “Somebody to Love”

Por si en 1976 alguien no sabía que Freddie Mercury era fan de Aretha Franklin y otros grandes artistas de soul, el single de aires gospel “Somebody to Love” no dejó ninguna duda al respecto. Fue la canción más recordada de uno de sus discos más celebrados, A Day at the Races, con un crescendo emblemático que demostraba que Queen era una de las bandas que mejor sabía hacer coros vocales del mundo.

En el estudio consiguieron ese sonido haciendo repetir las tomas vocales una y otra vez hasta obtener todo un coro a lo gospel, pero en directo resultaba más problemático reproducirlo con solo tres voces (el bajista John Deacon nunca cantaba). Es aquí donde quedaba patente la grandeza del grupo, que conseguían que el tema siguiera sonando deslumbrante en una versión mucho más simplificada e igualmente maravillosa, como pueden ver aquí (se trata de hecho de una de mis interpretaciones en vivo favoritas, y no me refiero solo de Queen).

2) Hard-rock: “Liar”

Los exponentes más famosos de la faceta más dura de Queen son sin duda “Tie Your Mother Down” o “Fat Bottomed Girls” pero he preferido elegir “Liar” porque la ferocidad que exhibe aquí el grupo directamente roza el heavy metal. De hecho el injustamente olvidado debut de Queen es un álbum que sorprenderá mucho a los que no lo conozcan, porque en él exhiben un sonido inusualmente duro para lo que eran los estándares del grupo.

Por otro lado, aunque a menudo se les ha acusado desde sectores bastante integristas de no ser una banda de rock auténtica, el guitarrista Brian May se ha encargado siempre de administrar una dosis de hard-rock a cada nuevo álbum del grupo.

1) Rock progresivo: “The March of the Black Queen”

El rock progresivo fue un género en total ebullición durante los años 70, especialmente en Reino Unido, por lo que no es de extrañar que Queen coquetearan con él en su segundo disco. Este tipo de música de caracteriza por composiciones largas y complejas, de ésas que a menudo son imposibles de asimilar en una primera escucha, y en ese sentido “The March of the Black Queen” cumple esa definición al pie de la letra.

Se trata ni más ni menos que de la gran canción oculta de Queen. Aunque no ha alcanzado la popularidad de otros temas posteriores, esta composición de Freddie Mercury es la mayor obra maestra del grupo para muchos fans (entre los que me incluyo, aunque yo le dejo compartir ese honor junto a la Rapsodia). Barroca, oscura, recargada, magistralmente interpretada por Mercury al piano y las voces, es una auténtica maravilla. En sus seis minutos hay tantas ideas y cambios de melodía que en las primeras escuchas puede intimidar, pero en ellos se encuentran algunos de los mejores momentos de su discografía.

+1) New Age: “Untitled”

Y aquí les dejo con la gran sorpresa de este Top. Seguro que muchos no se esperaban encontrar un tema de estas características entre la carrera del grupo pero, efectivamente, Queen también juguetearon con la música new age. Dicha composición sin título es un tema oculto que aparece en el último disco que publicaron con canciones de Freddie Mercury: Made in Heaven (1995). El álbum de hecho lo completaron años después de su muerte los tres miembros restantes de la banda con las pocas grabaciones que había dejado Mercury a medias (pese a estar ya gravemente debilitado por el SIDA, éste quiso seguir grabando en sus últimas semanas de vida hasta que literalmente no le quedaron fuerzas y tuvo que retirarse a su casa de Londres). En aquellos años la música new age estaba en pleno auge y muchos la abrazaron como la música del futuro (escalofrío), así que no es de extrañar que ellos se animaran a experimentar con ese género pese a ser totalmente ajeno a su estilo musical.

A diferencia de los otros temas mencionados, éste suena demasiado diferente a ellos como para percibir la huella de Queen y  yo no puedo evitar que me aburra a los tres minutos. En todo caso, es de apreciar que aún a esas alturas quisieran probar algo diferente, ¿no creen?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s