10+1 bandas que sobrevivieron a la marcha de uno de sus líderes

On the threshold of stardom, members of the psychedelic rock band Pink Floyd leap from the steps of EMI House in London March 3, 1967. From left: Roger Waters, Nick Mason, Syd Barrett and Richard Wright. (AP Photo)

Hay que ser comprensible, pónganse en el lugar de muchas bandas de rock. Se pasan años trabajando duro, actuando en locales de mala muerte, dando forma a un sonido propio… y tras todo ese tiempo se les muere un miembro fundamental o decide largarse. Es normal que muchos grupos intentaran seguir adelante pese a esa notable ausencia, pero muchas veces no funciona: The Doors grabaron dos discos después de la muerte de Jim Morrison que nadie recuerda salvo porque tienen un tema dedicado a un mosquito, los discos de Black Sabbath sin Ozzy Osbourne o Dio como cantantes solo los conocen los fanáticos del grupo (¡y eso que en ellos seguía estando el miembro más importante, el guitarrista Tony Iommi!) y el batería de la Electric Light Orchestra intentó tirar adelante sin el líder de la banda, Jeff Lynne, con el nombre de Electric Light Orchestra Part Two, olvidando que segundas partes no son buenas.

Supongo que a todo músico de una banda le gusta sentirse imprescindible y creer que sin él el grupo se hundiría, pero lo cierto es que no siempre ha sido así, y como muestra de ello les hemos seleccionado 10+1 bandas que sobrevivieron a la marcha o desaparición de uno de sus miembros más importantes. Por “sobrevivir” entiendo que tuvieron una discografía igual de exitosa (o más) que sus álbums precedentes, o que consiguieron reafirmarse como banda, ya que existen casos de grupos que continuaron sacando discos que me temo que nadie ha escuchado.

Como dato significativo, varias de las bandas de esta lista sacaron sus discos más exitosos tras ese suceso, y de hecho en este top encontrarán algunos de los álbums más vendidos de la historia.

UNITED KINGDOM - JANUARY 01: Photo of Cliff BURTON and METALLICA and Kirk HAMMETT and James HETFIELD and Lars ULRICH; L-R: Kirk Hammett, James Hetfield, Lars Ulrich, Cliff Burton - posed, studio, group shot, (Photo by Fin Costello/Redferns)10. Metallica

Aunque los dos principales compositores de Metallica siempre han sido el guitarrista James Hetfield y el batería Lars Ulrich, es cierto que en sus inicios tuvo un papel absolutamente fundamental el bajista Cliff Burton. Era el mejor instrumentista del cuarteto, tenía una mayor formación musical que el resto (de hecho les introdujo a otros estilos) y fue uno de los pilares básicos del grupo. No obstante, Burton moriría prematuramente durante la gira de presentación del mejor álbum de la banda, Master of Puppets (1986), en un accidente en el autocar que los transportaba.

Tras recuperarse de la pérdida, Hetfield y Ulrich contrataron a otro bajista, Jason Newsted, pero como muestra de su (infundada) desconfianza hacia el chico nuevo, en su siguiente disco, And Justice for All (1989), enterraron tanto las líneas de bajo en las mezclas que apenas son audibles. Eso ha llevado posteriormente a que algunos fans se curraran curiosidades llamadas “And Justice for Jason”, que son remezclas del álbum haciendo que el bajo se escuche.

Pero volviendo a Metallica, pese a la ausencia de Cliff, con el cambio de década alcanzaron su mayor éxito comercial con un disco homónimo bautizado popularmente como The Black Album (1991), que les consagró como una de las bandas más populares del mundo. Tras éste vendría un giro musical muy criticado por sus fans, pero para entonces ya estaban más que asentados como banda de estadio. Algunos de esos fans decepcionados dirían de forma ventajista que si Cliff siguiera vivo, el grupo no habría traicionado así su sonido original… pero, ¿quién sabe?

jayhawks_4509. Jayhawks

Los Jayhawks eran a principios de los 90 una curiosa rara avis: en medio de la explosión del rock alternativo, ellos ofrecían una serie de discos de country-rock con toques pop muy a lo Eagles. La base del grupo eran los dos cantantes y compositores Mark Olson y Gary Louris, por ello cuando el primero decidió dejar la banda después de grabar su mejor disco – el maravilloso Tomorrow the Green Grass (1995) – era de esperar que la banda se resentiría. Los siguientes álbums que hicieron tiraban hacia un sonido mucho más pop, que no obstante no les dio mucho éxito pese a su innegable calidad, especialmente el precioso Rainy Day Music (2003).

Cuando el 2009 Olson y Louris se reunieron, su base de fans celebró la noticia por todo lo alto, pero a la práctica sucedió un fenómeno curioso: muchos notaron que sus conciertos no eran tan brillantes como los que habían dado en sus años sin Olson y empezaron a reivindicarse cada vez más los discos que grabaron sin uno de sus líderes. Cuando Olson volvió a marcharse, parece que el grupo recuperó el impulso que le faltaba en directo y, aunque sus nuevos discos no están a la altura de sus clásicos sirven para satisfacer a su fiel base de fans. Es un caso extraño en que la banda parece que ha acabado funcionando mejor sin uno de sus líderes.

dbbf6cd1-476e-4f06-91bc-6732998690d08. Marillion

Cuando se suponía que el rock progresivo de los 70 había pasado a mejor vida, de repente aparecieron a principios de los 80 Marillion dando forma a lo que se conoce como neoprog (que viene a ser la reinterpretación del progresivo hecho después de los 70) y, lo más sorprendente de todo, ¡tuvieron éxito! Los críticos les odiaban porque hacían un tipo de música que se consideraba pasada de moda y porque decían que eran una copia de Genesis, uno de los grupos clave del género. Lo cierto es que su cantante, apodado Fish (!!), había copiado de esa banda el rollo de disfrazarse de forma excéntrica en escena convirtiéndose en el principal foco de atención en los conciertos. De modo que cuando éste dejó a la banda en 1988, éstos se encontraron en una difícil posición.

El sustituto sería Steve Hogarth, que inicialmente no fue bien recibido por muchos fans, creyendo que el puesto le venía grande.  Lo cierto es que con el tiempo y mucha perseverancia la banda consiguió afianzarse con Hogarth, ayudada además por una base de fans extremadamente fiel. A lo tonto, a día de hoy Marillion tienen muchos más discos con Hogarth que con Fish, y aunque son los del primer cantante los que han quedado en el imaginario popular rockero, lo cierto es que se han currado una carrera larga y coherente. Cuando le preguntaron a Fish si alguna vez volvería a Marillion, éste respondió que no le veía sentido, ya se habían apañado muy bien sin él.

deep-purple-parecidos-razonables7. Deep Purple

Deep Purple es una de esas bandas que han tenido incontables cambios de miembros, de hecho el único músico que ha estado siempre presente es el batería Ian Paice. En todo caso, la formación que ha quedado para la posteridad fue la segunda, que incluía al inigualable cantante Ian Gillan. Con él lograron el éxito y grabaron sus discos más legendarios, pero no todo podía salir bien: Gillan y el guitarrista Ritchie Blackmore se llevaban fatal y al final el primero decidió abandonar el grupo en plena cresta de la ola. Sustituir a un cantante de timbre tan único no era tarea fácil, pero los Purple se lanzaron a ello y apostaron por un joven prometedor pero absolutamente novato llamado David Coverdale, que en unos años se convertiría en uno de los principales cantantes de hard-rock del mundo. Con este nuevo fichaje sacaron Burn (1974), que fue un enorme éxito y la demostración de que podían sobrevivir a la marcha de Gillan.

Pero esperen, hay más. Si lo de Gillan les parece poco, resulta que el grupo tuvo que sobrevivir además a dos deserciones de otro de sus miembros clave, el ya mencionado Ritchie Blackmore. La primera fue a mediados de los 70, cuando se fue para formar su propio grupo (Rainbow) y Deep Purple sacaron un más que notable disco sin él – Come Taste the Band (1975) – después del cual se separaron.

La segunda tuvo lugar después de que la formación clásica se reuniera en los 80 y aparecieran de nuevo las tensiones entre Ian Gillan y Blackmore. Finalmente, el guitarrista, que es famoso por su carácter difícil, decidió largarse en 1993 para formar su propio grupo de rock medieval con su mujer  (¡eso sí que era un giro inesperado!). Los Purple ficharon al guitarrista Steve Morse y vivieron por fin una época de armonía y estabilidad que ha durado hasta nuestros días. Ninguno de sus discos actuales está a la altura de los clásicos, pero son más que decentes y demuestran que han podido apañarse de sobras sin Blackmore.

brian-jones-separate-from-rolling-stones-19646. The Rolling Stones

En los inicios del grupo, el líder de los Rolling Stones curiosamente no era ni Mick Jagger ni Keith Richards, sino el guitarrista Brian Jones. Por entonces contaba con mayor carisma y presencia escénica que el resto y era además el que dirigía la carrera del grupo y el que tenía más conocimientos musicales.

Pero tenía un pequeño defecto: no era un compositor nato, más bien un instrumentista. Y un día Jagger y Richards empezaron a componer temas propios para dejar de hacer versiones de otros. Y entonces llegó “Satisfaction”, que se convirtió en su gran hit. Y a ése le siguieron otros temas propios que también arrasaron. Y al final llegó un punto en que se convirtieron en una banda que escribía sus propias canciones y el liderazgo pasó a manos de la pareja. Jones, celoso por haber perdido su puesto, tuvo algunos choques con sus compañeros (se dice que, para fastidiar, en directo durante “Satisfaction” se dedicaba a tocar otras melodías con la guitarra, como la de Popeye) y finalmente dejó el grupo a finales de los 60. Tiempo después el gran público olvidaría que inicialmente la banda había tenido otro líder.

dbbfb9b7-66ff-4efa-be20-a338743fb5a25. AC/DC

A mediados de los 70, AC/DC  fueron convirtiéndose gradualmente en una de las bandas de hard-rock más prometedoras del momento. Después de conquistar su Australia natal, se lanzaron a demostrar al resto del mundo de lo que eran capaces. Las dos principales bazas del grupo eran los hermanos Angus y Malcolm Young a las guitarras y el ultracarismático cantante Bon Scott, de timbre inconfundible.

Y justo cuando por fin consiguieron el mayor éxito de su carrera hasta el momento con Highway to Hell (1979) Bon Scott murió a causa de una vida de excesos. El grupo quedó desolado, ya que el carisma de Scott como frontman era insustituible, pero la propia familia del cantante les animó a continuar. Contrataron como sustituto a Brian Johnson, con un timbre similar, y sacaron el disco de significativo título Back in Black (1980). Se convirtió en la obra más exitosa de su carrera y uno de los discos más vendidos de la historia de la música. El resto de su obra con Brian no está a la altura de los precedentes, pero el nuevo cantante se ganó el respeto de los fans y el grupo se acabó de establecer como una de las bandas más exitosas de la historia.

A modo de curiosidad, hoy día Angus Young ha seguido adelante sin su hermano Malcolm (retirado de la música) y sin Brian (que tiene problemas de oído que le impiden seguir de gira). El grupo que en 1980 se planteó si seguir adelante sin Bon Scott hoy día parece que ya no tiene ninguna duda al respecto.

UNSPECIFIED - JANUARY 01: Photo of Allman Brothers (Photo by Michael Ochs Archives/Getty Images)4. The Allman Brothers Band

Los Allman Brothers eran a principios de los 70 la banda de rock sureño por excelencia, la que había definido el sonido del género y lo había popularizado. Su maravilloso sonido propio se debía a la conjunción de talentos, pero es de justicia destacar a los dos hermanos que dieron nombre al grupo: Gregg (cantante, teclista y compositor) y Duane (uno de los mejores guitarrista de la historia).

Aunque el segundo no destacaba como compositor, era de hecho el líder de la banda: no solo ers con diferencia el músico que más destacaba (su sonido resultaba inconfundible) sino que también es quien había marcado el camino que debía seguir el conjunto hacia ese sonido tan mágico. Pero por desgracia Duane moriría con tan solo 25 años en un accidente de moto, dejando huérfanos al grupo (curiosamente, el bajista de la banda moriría un año después en otro accidente de moto muy cerca de donde había fallecido el guitarrista; si tienen un grupo de rock sureño, por favor, no vayan en moto por esa zona).

Pese a la pérdida de su principal miembro, el grupo decidió seguir adelante y superaron con creces la difícil prueba con el disco Brothers and Sisters (1973), uno de sus mayores éxitos artísticos y comerciales. En ese álbum salía a relucir el otro guitarrista del conjunto, Dickey Betts, que se erigía como un enorme compositor que aportaba dos de los mayores clásicos de la banda: “Ramblin’ Man” y “Jessica”. Nunca volverían a igualar un álbum como ése, pero su carrera consiguió extenderse durante las siguientes décadas sirviéndose además de algunos jóvenes guitarristas de enorme talento (Warren Haynes, Derek Trucks) para revitalizar el conjunto.

198a8316ca4459709020b450850a867d3. Genesis

A principios de los 70, Genesis eran una de las muchas bandas de la escena rock progresiva británica que, si bien a nivel comercial no acababan de despuntar pese a sus excelentes discos, se habían hecho un nombre en directo. El motivo está en que su cantante, un tal Peter Gabriel, había adquirido la costumbre de utilizar extravagantes disfraces en escena e interpretar personajes mientras cantaba, dándole a los shows una imaginería visual nunca antes vista.

El problema es que empezó a haber tensiones en el seno del grupo, ya que el resto estaban hartos de que Peter fuera siempre el centro de todas las atenciones, y a la larga éste dejó la banda en 1974 para iniciar una carrera en solitario. Sin uno de sus principales miembros y su principal baza visible, Genesis se metieron en el estudio dispuestos a demostrar que eran capaces de sobrevivir sin él. Y lo consiguieron. Convencieron al batería del grupo para que se convirtiera en el nuevo cantante (un tal Phil Collins) y sus dos siguientes discos, A Trick of the Tail (1976) y Wind and Wuthering (1976) vendieron más que cualquiera de los que habían hecho con Peter.

A finales de los 70 fueron abandonando cada vez más el estilo progresivo y pasándose a un pop más comercial que les convirtió en una de las bandas más exitosas del momento. Para muchos nunca alcanzaron la magia y la calidad de sus discos con Peter, pero hay que reconocer que la época más famosa de su carrera empezó con su marcha.

5c9ec3d74e54b10583cbc8019bd574a12. Pink Floyd

A mediados de los 60, Pink Floyd eran una de las bandas más míticas de la escena psicodélica londinense. Su líder era el cantante y guitarrista Syd Barrett, principal compositor del cuarteto que dio forma a esa obra maestra llamada The Piper at the Gates of Dawn (1967). Pero, ay, Syd abusaba mucho de las drogas y era algo inestable mentalmente, una combinación peliaguda que puso en peligro la carrera del grupo.

La gira de presentación del debut del grupo estuvo en consecuencia plagada de incidentes (uno de los cuales incluye a Syd cantando medio ido con su pelo ardiendo sin ser consciente de ello). Eso obligó a la banda a contratar a otro guitarrista, Dave Gilmour, para que cubriera a Syd en los conciertos en que no estuviera en sus cabales, que eran cada vez más frecuentes. Finalmente, el grupo decidió seguir sin Syd y sustituirlo por Gilmour. Pese a lo poco prometedor que parecía la idea de unos Pink Floyd sin su líder absoluto, enseguida demostraron ser una banda genial y de hecho arrasaron en los 70 con clásicos como The Dark Side of the Moon (1973) – uno de los discos más vendidos de todos los tiempos – o The Wall (1979).

¿Qué fue de Syd? Sus ex-compañeros le produjeron un par de discos en solitario pero su carrera acabó ahí. La banda le dedicaría posteriormente su preciosa obra maestra Wish You Were Here (1975).

85b0fb3cf2ee6392ec6f61df768d70431.  Fleetwood Mac

Fleetwood Mac son la banda por excelencia en lo que a cambios de formación se refiere. Desde su formación a finales de los 60, el grupo sufrió una rotación continua de miembros manteniendo solo como base a su bajista y batería, que son precisamente los que dan nombre al grupo (John McVie y Mick Fleetwood respectivamente).

Esos cambios de hecho se verían reflejados en su sonido. En sus primeros álbums Fleetwood Mac eran una banda de blues-rock liderada por Peter Green, uno de los guitarristas con más sensibilidad y estilo que ha dado el género. Pese al éxito de singles como el magnífico “Oh Well”, Green, un tipo algo inestable, acabó dejándoles para unirse a una comuna alemana (!!). McVie y Fleetwood tuvieron que tirar adelante un grupo que se pasó años sin una formación estable hasta que a mediados de los 70 hallaron la solución a sus problemas.

Después de que se hubiera unido la esposa del bajista, Christine McVie, en calidad de teclista, el grupo fichó a un dúo de pop, Lindsey Buckingham y Stevie Nicks, como compositores y cantantes. Con ellos dieron el viraje hacia el pop comercial y arrasaron con una serie de álbums entre los cuales destaca Rumours (1977), uno de los discos más vendidos de la historia (¡y ya van unos cuantos en esta lista!) plagado de éxitos que han quedado en el imaginario popular. Entre melómanos existe la tendencia a decir que los verdaderos Fleetwood Mac eran los de los inicios, pero lo cierto es que tanto con Green como con Buckingham-Nicks fueron una gran banda. De hecho a efectos prácticos son casi dos bandas distintas.

_camela_c3568ae6+1. Camela

No creo que haga falta presentar a este trío, uno de los grupos más exitosos en la historia de España con un estilo propio reconocible al instante. Formados a mediados de los 90 por Dionisio Martín, María de los Ángeles Muñoz y Miguel Ángel Cabrera, Camela rápidamente arrasaron en el circuito de gasolineras, mercadillos y bares con sus primeras cintas de cassette (dejo una explicación sobre el concepto “cassette” para nuestros lectores más jóvenes). A partir de aquí siguió una carrera imparable repleta de éxitos con álbums cuyos títulos proponían todas las combinatorias posibles con la palabra “amor” (Lágrimas de amor, Simplemente amor, Amor.com, Se ciega x amor, Laberinto de amor, La magia del amor…).

No obstante en 2013 se supo que el teclista Miguel Ángel Cabrera dejaba la banda, que pasaba a ser un dúo. Siendo éste el principal compositor de la mayoría de canciones del grupo, era de temer que se resentirían, pero no ha sido así, y su última obra (Más allá de lo que piensas) fue otro enorme éxito de ventas. A falta del Ray Manzarek hispano, parte de la labor de composición pasó al hijo de Dionisio para que todo quedara en familia.

Si Camela han conseguido sobrevivir a la debacle de la cinta de cassette y al surgimiento de la piratería, me temo que no hay nada que pueda detenerlos a estas alturas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s